7 recomendaciones hacia una cultura de innovación.

cultura de innovación

La innovación es definitivamente uno de los temas más candentes en el mundo empresarial y del emprendimiento. Cada vez más son las empresas que abren su mente para encontrar nuevas oportunidades, pero sobre todo buscar las vías para generar una cultura de innovación en todas las áreas de su negocio.

Para empresas que tienen la inquietud de estimular y explorar la innovación así como el pensamiento creativo dentro de la empresa, es momento de comenzar con un proceso que si se hace de manera correcta, sin duda traerá grandes beneficios.

Aquí 7 recomendaciones hacia una cultura de innovación empresarial:

1 Prepara el terreno.

La innovación solo ocurre en un entorno adecuado, no solo para innovar, si no para crear un espacio que invita a compartir y a exponer nuevas ideas. Desde el principio es importante dejar claro que se invita a cada uno de los empleados a participar en la innovación.

2 Define el objetivo de la innovación.

Es importante desde el comienzo, definir de una manera concreta y clara hacia donde se dirigen los esfuerzos para innovar. Saber de antemano hacia dónde queremos ir, permite desarrollar oportunidades con base en estas directrices. Es importante, porque inclusive a partir de este objetivo, es posible cuestionarlo, hacer las preguntas correctas y enfocar el talento humano multidisciplinar para desarrollarlo.

3 La innovación no es solo “para creativos”.

Todas las personas en una empresa, son agentes innovadores y motores creativos. La innovación no es un deporte individual, es el conjunto de habilidades unidas para llegar a un objetivo y entre más diferentes, mejor. Hay que tratar de no cometer el error de encasillar a la creatividad para “el departamento creativo” y generar un panorama donde diferentes perfiles puedan participar en el desarrollo de la innovación. Invita a tus contables a trabajar en un objetivo de innovación relacionado con el Marketing, a diseñadores gráficos con facturación, las personas de limpieza a prototipar un posible producto, etc.

4 Empodera a las personas para trabajar en equipo y compartir sus ideas.

El trabajo en equipo, es una de las claves para crear soluciones mucho más efectivas y ricas. El poder de la mente colectiva es poderoso, la posibilidad de conjuntar experiencias, puntos de vista e ideas, es el paso más efectivo para crear una cultura de innovación y apertura a las ideas en una empresa. También como beneficio, las personas al trabajar y ser tomadas en cuenta más allá de las labores establecidas de su empleo, genera un sentimiento de pertenencia y lealtad hacia la empresa. Es importante invitar y empoderar a las personas a participar y presentar sus nuevas ideas y opiniones.

5 Creatividad si y estructura, también.

Crear espacios para “pensar fuera de la caja”, es un buen comienzo y un paso importante para la creación de cultura de innovación. Pero si después de una sesión de brainstorming, las ideas simplemente se quedan pegadas en la pared; no pasará nada. Es importante que así como definir el objetivo de la innovación, tener los pasos articulados para aterrizar los conceptos innovadores y trabajarlos para hacerlos factibles. La creatividad y la cocreación funcionan, pero debe de haber un hilo conductor donde se engrane a que estas ideas magníficas cumplan con los criterios de negocio.

6 Imprime a tus sesiones de innovación pluralidad de perfiles.

Trabajar siempre con las mismas personas, puede tornarse repetitivo. En términos de innovación de productos y servicios, una herramienta efectiva es cocrear con tu cliente potencial. ¿Qué mejor que crear un producto, en equipo con la persona que lo utilizará en el futuro? También es una idea interesante invitar a personas con perfiles disruptivos, para imprimir nuevos puntos de vista. Personas con otro tipo de habilidades técnicas, artísticas, etc. En este sentido, crear la mejor mezcla creativa que puedas y seguro que los resultados serán sorprendentes.

7 Pregunta, investiga y vuelve a preguntar.

Vivimos en la era de la información, pero la realidad es que no sabemos todo y menos por arte de magia. Innovar no es un juego de azar, es un proceso. Es importante analizar y estar al tanto de las tendencias y el entorno de mercado; así como un continuo seguimiento de los deseos y necesidades de los clientes y de la competencia. También innovar es abrir las puertas para aprender y reaprender, consulta continuamente con tus clientes y empleados acerca de su experiencias, así como para retroalimentación en general. Crea una conexión continua con todos los involucrados en la empresa. Otra buena idea, es la posibilidad de buscar ayuda externa: asesores de negocio, diseñadores, consultores; para encontrar nuevas vías de solucionar problemas o de impulsar tu negocio.

Innovar es una forma de pensamiento. Es estar abierto a nuevas ideas y adaptarse al cambio. Es un trabajo continuo, pero la recompensa es construir en comunidad la propia ventaja competitiva de tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *