Innovar a tiempo. La importancia del timing en la Innovación.

innovar a tiempo

Innovar a tiempo, no se trata de tener muchas buenas ideas, se trata de emprender acciones en el momento adecuado. El mayor riesgo en una estrategia de innovación ya sea de un producto o servicio, es calcular la ventana de mercado e introducir un producto en el momento adecuado.

Hay grandes ideas que llegan a su tiempo, pero hay otras igualmente buenas, que simplemente o llegaron más tarde y alguien les quito su momento WOW! o llegaron en un momento donde el consumidor no estaba listo o el mercado no estaba preparado.

El tiempo, es un factor que influye en la mayoría de los aspectos de la vida, para los negocios y el emprendimiento, no es la excepción. La innovación en particular tiene una alta sensibilidad ante el paso del tiempo.

innovar a tiempo es como el tenis

Pensemos que innovar a tiempo es como jugar al tenis. Este deporte es susceptible a realizar determinadas acciones en el momento adecuado: golpear la pelota en el instante correcto, la sincronía entre un golpe y otro, la estrategia previsora de la reacción del oponente. Todo lleva un ritmo y un flujo entre pensamiento, estrategia y acción. Y es tan sabio este deporte, que cuando comienzas solo a jugar por medio de la reacción instantánea ante las respuestas de tu oponente, significa que posiblemente, no solo estás jugando a la defensiva, si no que has perdido el control del partido.

Al igual que el ejemplo, para innovar es vital entender los elementos que pueden influir en la temporalidad de la innovación y ejecutar a tiempo.

Los modelos de negocio, que se emprenden en el momento adecuado, tienen el potencial de convertirse en disruptivos.

Uber es un ejemplo de buena temporalidad para emprender. A partir de un problema cotidiano: no conseguir taxi; esta empresa emprendió durante la crisis económica del 2008. La idea era sencilla: usar una app y conseguir transporte. Esta idea se convirtió en un modelo de negocio que revolucionó el mundo del transporte en la ciudad, proporcionando a las personas de un servicio exclusivo donde lo necesitan y cuando lo necesitan.

Otro ejemplo, es el auge del coworking en Barcelona. Con el movimiento emprendedor, la creación de startups y el trabajo remoto, es una necesidad importante crear espacios de trabajo y colaboración entre profesionales a un precio accesible. Hoy en día es una alternativa, que ha impactado a nivel global, generando sinergias y promoviendo el desarrollo de negocios en la población de miles de ciudades.

“Dicen que el que pega primero, pega dos veces”. Pero en realidad ser el primero, no necesariamente garantiza el éxito. La innovación, sobre todo la disruptiva, toma tiempo para ser bienvenida por el público. La primera empresa que lanza un nuevo producto al mercado, tendrá que superar ciertas barreras, muchas de ellas empresariales, sociales y culturales. Cuando algo es nuevo requiere por lo general de más tiempo, educación al público e inversión económica para superar esta etapa de adaptación y aceptación. Esto se va reduciendo para otras propuestas a medida de que el nicho de mercado está probado.

Te lo explico con un ejemplo: Eres hijo mayor, acabas de cumplir los 18 y quieres ir a la discoteca. Pedir permiso a los padres, es todo un proceso, estrategia, creación de confianza, análisis del entorno, inversión de tiempo, muchos sentimientos y nervios; posiblemente muchas de las veces, algunos intentos caigan en fracasos, pero el éxito está al final del camino y con el tiempo lo logras. En cambio, tienes un hermano pequeño, que cuando llega el momento de pedir permiso, tus papás hasta le prestan el coche. Innovar primero, quiere decir que nosotros como hermanos mayores abrimos el camino.

innovar a tiempo

Lanzar un producto antes de tiempo, es lo mismo que lanzarlo en un mal momento.

Un ejemplo reciente, es Google Glass, donde su aceptación en el público no fue la que se esperaba. Las personas no querían utilizar esas gafas poco agraciadas y les resultaba una tecnología muy invasiva. No era el momento, definitivamente. Y en opiniones del porqué, hay muchos puntos de vista. Posiblemente las ventajas de utilizar estas gafas no eran suficientemente valiosas en comparación al uso del móvil u otros gadgets. Puede ser que en el futuro, los beneficios de utilizar Google Glass sean mucho más atractivos, para que las personas “pongan de moda” el uso de ese tipo de gafas, o simplemente rediseñar con una tecnología que permita un diseño diferente.

Factores macroeconómicos y tecnológicos, influyen para innovar a tiempo.

Los factores macroeconómicos pueden influir enormemente al momento de innovar. Los avances tecnológicos y la tasa de adopción desempeñan un papel importante. Pensemos en el Internet y sus comienzos, tuvo que pasar algún tiempo para que esta tecnología estuviera disponible para el público y un período para que la sociedad la incorporara a su vida cotidiana.

La preparación y la anticipación. La clave para innovar a tiempo.

Es importante que una empresa que decida innovar, cuente con la investigación para el conocimiento del entorno, la sociedad, la identificación de problemas, las tendencias de consumo y desarrollar a partir de estas una alternativa que se adecue a lo que las personas necesitan o desean. Tener buenas ideas es parte importante de inyectar vida y futuro para los negocios. Sin embargo, para que estas den su fruto en innovación con éxito es necesario fundamentarlas y construirlas a partir del zeitgeist del momento y proyectarlas hacia el futuro.

Para innovar, es necesario comenzar con la empatía de una verdadera necesidad del mercado y de ahí tomarnos el tiempo para enmarcarla. Para ello tenemos que saber lo que esta necesidad significa, de dónde viene, hablar el lenguaje, creando acciones y procesos para que permita que esto suceda. La innovación no son acciones al azar, es un proceso, que si se hace de la manera correcta, es un facilitador para el éxito. Considera un enfoque de innovación y ejecuta cada uno de los objetivos que están previamente definidos y bien comunicados.

Los proyectos de innovación que emplean el pensamiento de diseño (Design Thinking) proponen soluciones que tienen más posibilidades de llegar al mercado con éxito. Ya que se desarrollan con un pensamiento holístico que trabaja con lo deseabilidad, viabilidad y la factibilidad simultáneamente. El pensamiento de diseño también fomenta el desarrollo iterativo, que ayuda a obtener las mejores ideas al mercado más rápidamente y a resolver posibles problemas antes de que una empresa tenga que comprometer inversiones más significativas.

Parte fundamental es concebir a la innovación como una forma de pensamiento, para ello hay que cultivarla y no solo basarla en acciones desarticuladas. Es necesario sembrar en nuestros negocios el pensamiento innovador, formar y formarnos como innovadores, para que de ahí las acciones que se deriven tengan un fundamento de pensamiento, análisis, conocimiento y acción. Pero sobre todo, cuando existe una cultura de innovación, a la larga es la mejor inversión. Cualquier persona puede innovar con una idea, pero un “innovador”, seguro que no solo lo hará una vez y será el propulsor de la innovación continua.

En conclusión, es que si como empresas ya establecidas o nuevos negocios, buscas innovar, necesitas tener la información adecuada para saber dónde estás enfocando tus esfuerzos y para saber innovar a tiempo. No existe empresa con recursos ilimitados, nadie quiere perder dinero, ni fracasar en la innovación. Así que es el momento de que como organización mires el entorno que constantemente cambia y en base a este construyas con pasos firmes una estrategia firme para el desarrollo constante de innovación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *